América Latina en medio de la Guerra Fría

cubaTras la Segunda Guerra Mundial, comenzaron a resquebrajarse las relaciones entre la Unión Soviética y los países capitalistas occidentales. El mundo pronto se vio dividido en dos bloques con ideologías e intereses contrapuestos: por un lado el bloque del este, liderado por la U.R.S.S, y por el otro las democracias liberales lideradas por Estados Unidos. El enfrentamiento entre ambos bloques fue lo que se dio a conocer como “la Guerra Fría”, una guerra no declarada que se libró en países satélites y del “Tercer Mundo” como Vietnam, Angola, Cuba, Afganistán y Corea.

En América Latina, la Guerra Fría tuvo como escenarios principales a Cuba, Nicaragua y Chile, y en menor medida Guatemala, El Salvador, Grenada, Colombia y Perú. La administración de Harry Truman, entre 1945 y 1953, fue la que comenzó a presionar a los gobiernos latinoamericanos para que rompieran relaciones con la U.R.S.S y prohibieran a los partidos comunistas, cuestión en la que tuvo relativo éxito. Sin embargo, los esfuerzos sostenidos por los sucesivos gobiernos norteamericanos no lograron evitar que en ciertos países se extendieran células guerrilleras de ideología comunista. En Cuba, Chile y Nicaragua, los izquierdistas lograron hacerse con el poder, y en países como Colombia, El Salvador, Guatemala y Perú, las guerrillas comunistas asolaron los campos.

La Unión Soviética y sus países satélites, así como China, apoyaron directa o indirectamente a los movimientos comunistas latinoamericanos, cosa que preocupaba sobremanera a Washington.

En su intento por asegurarse un “patio trasero” libre de gobiernos comunistas, los gobiernos estadounidenses no tuvieron empacho en apoyar el derrocamiento de regímenes izquierdistas, que en muchas ocasiones fueron reemplazados por dictaduras de derecha atroces.

Dentro de este marco se firmó en 1947 el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), que buscaba cobijar a todo el continente bajo la “protección” estadounidense. También se creó la Organización de los Estados Americanos en 1948, que ya tenía precedentes con las organizaciones “panamericanistas” desde el siglo XIX.

Leave a Reply

Name *
Email *
Website